////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 1 de marzo de 2011

LA PRIMAVERA ÁRABE Y EL DELIRIO MUNDIAL: CUANDO YA NI EL PETRÓLEO IMPORTA...


Este post no pretende concluir, informar ni siquiera opinar, sino apenas contrastar algunos hechos, y compartir con usted la confusión correspondiente. Quisimos decir algo, pero fuimos desbaratados por la realidad. Quisimos entender para explicar, o cuando menos para entender y  nada más, pero fuimos superados por completo. ¿Usted?…


CRÓNICAS DE UN MUNDO EXTRAÑO




“Dios es simple, todo lo demás es complicado”
Albert Einstein.


Según todas las tradiciones épicas, literarias y no, los musulmanes se retiran así: incendiando las aldeas que abandonan… Allí se va Kadafi, ya repartió armas entre civiles, dinero entre mercenarios, ya bombardeó arsenales ayer suyos, ya está… ya inauguró el incendio en Libia, y es sólo un ejemplo, quizás el más crudo, pero no el último.
Lo cierto es que lejos está de ser una marcha estudiantil musical y florida lo que los grandes medios pretenden llamar ahora “la primavera árabe”.
Las llamas llaman a las llamas
En Barheín recrudecen las protestas, la férrea monarquía de ayer ya indulta enemigos y abre las cárceles, pero la presión no cede. En Túnez renunció también el primer ministro interino, pero la calma tampoco volvió. En Yemen el gobierno anunció un nuevo gobierno, pero sabiendo desde ya que la oposición seguirá oponiéndose, en tanto las protestas se extienden y recalientan por todo el país. Lo mismo más o menos sucede en Omán; mientras en Egipto, el ejército que ayer nomás cambiaba flores con el pueblo, de pronto empezó a reprimirlo, harto de mimos y revueltas, y no sólo con palos. Los muertos de Alá comenzaron a llover. Ninguna primavera.
Y sobre llovido, encima, después de 30 años, autorizadas de golpe por el provisorio gobierno de los militares egipcios (que habían prometido respetar todos los acuerdos internacionales firmados por Mubarak), naves de la marina de guerra iraní volvieron a navegar el canal de Suez, contentas, artilladas, rumbo al Mediterráneo, a pistolear maniobras frente a las playas de Israel…  
Irak, hoy, en la práctica, está en manos de nadie, al garete y feroz. 
La "primavera árabe".

Mientra tanto, y como era de esperar, el precio del barril del petróleo burbujea en su propio hervor circunstancial, pero eso es lo de menos. Las cosas volverán a su sitio cuando alguien eche mano a esos pozos y tengan dueño de nuevo, que hoy parecen de nadie. Claro que en dicha transacción correrá más sangre que crudo, pero eso no importa.
De pronto la ONU, la USA y la UE, condenan a Kadafi y lo sancionan, espantados como si acabaran de conocerlo, y congelan sus fondos, como si no fueran de ellos también…
La semana pasada el Washington Post reveló en detalles interminables el fabuloso lobby que representa -que es- la familia Kadafi en los Estados Unidos.
Ni hablar en Italia, donde compartían con Berlusconi muchísimo más que mil noches y una… ni hablar en Gran Bretaña, ni hablar en…
Apenas renunció Mubarak –rodeado por los ocho costados-, Sarkozy el incontinente se apuró a felicitarlo por su “valiente gesto”… como si fuera suficiente tiranizar a todo un pueblo por tres décadas hasta que reviente por fin y entonces dimitir para ganarse el elogio de las democracias más tradicionales de occidente….
La primavera árabe y el delirio mundial.
Los muertos no importan.  
Ni siquiera el petróleo, los pozos. Apenas importan los dueños, y cuánto lo cobren.

La paz de Afganistán.
El servicio Democracy Now nos informa mientras tanto que recrudece el asesinato de civiles en Afganistán. 200 en las dos últimas semanas. Récord en los nueve años que lleva allí Estados Unidos “pacificando”  la zona. 65 murieron en una sola operación aérea. 40 eran niños. Ahora, sí, en las últimas dos semanas.
Pero eso tampoco importa.
A esta altura pareciera no importar ya el petróleo, ni los pozos ni los dueños ni su precio, nada… ya no se entiende bien qué importa…
En nombre de la paz y la vida y la justicia, llevan la muerte, y la reparten.
Inmensos demócratas se rasgan las vestiduras por las mismas tiranías que recién financiaban.
Un dictador se desploma, y resulta valiente.
Otro es descubierto cuarenta años después.
Los pueblos del Islam se incendian, y a eso le llaman “primavera”.
Este post no aclara nada, ¿usted?...

Un mundo extraño.